Una estancia decorada con humildad y solo dos sillas

Humildad

Un@ sabe cuándo no está jugando de verdad.

Si ya llevas un tiempo en esto, lo sabes.

Y lo más peligroso es cuando llegas a creer que ya estás de vuelta de ‘eso‘ (de lo que quiera que te estén pidiendo en la secuencia, el ensayo, el entrenamiento…).

No te entregues a esa tentación o estás perdid@.

De ahí a la vanidad de creer que ya mereces algo más -todo en realidad- hay muy poco… Peligroso.

Piensas “yo ya soy esto o lo otro, a mí ya me piden otras cosas” y llegará un día que vendrá una secuencia que te exija justo eso a que das tan poca importancia y no estarás.

La cura para (casi) todo en interpretación es la humildad

  • Humildad para saber que eres vulnerable… y mostrarlo.
  • Humildad para reconocer que no siempre vas a poder ganar… y que de perder se aprende mucho más.
  • Humildad para aceptar que tu sitio no sea la primera fila, la butaca cero, ni el camerino 1 (y si ha de llegar, ya llegará…)

La posibilidad de mostrar lo que verdaderamente eres pasa por la humildad ;) Y que te den trabajo para demostrarlo, claro.

Suerte, titiriter@, tal y como se plantea el sector en presente y futuro, la vas a necesitar.

Comparte este post

 

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...