Pensar, la frase. Decir, la emoción.

Pensar, la frase. Decir, la emoción.

 

Trabaja con el texto cuanto quieras, memorízalo, haz un análisis exhaustivo, piénsalo…

Pero una vez que te levantes de la mesa -con la seguridad que te da el habértelo trabajado de arriba a abajo- ve generosamente al ensayo a entregarte al trabajo, a entregar lo que la dramaturgia te pide, entregarte a tus compañeros durante semanas o meses de exploración (el resto de actores/actrices pero también director/a).

Hay un tiempo de pensar. Y luego hay uno de decir. Cuando se acabe el tiempo de las palabras, abandónate al de tus emociones sin resistencias, con toda tu alma, y no tendrás la sensación de equivocarte (necesitará más o menos ajuste, y ahí estará el director/a para guiarte, acompañándote).

Quien ofrece verdad… nunca puede estar equivocado.

Comparte este post

photo credit: ARACELOTA via photopin cc
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...